Aurora Muñoz: “La repostería es mi sitio, es lo que sé hacer y la manera que tengo de llegar a la gente”

Aurora Muñoz Guzmán, propietaria de las 13 pastelerías Lliso Lis de Barcelona  Autoría: Irene Fernández

Aurora Muñoz, propietaria de las 13 pastelerías Lliso Lis de Barcelona combina repostería tradicional y creativa
Autoría: Irene Fernández

Aurora Muñoz Guzmán se muestra tajante desde el primer momento en el que toma asiento en el rincón más reservado de su pastelería Lliso Lis en el paseo Fabra i Puig mientras el sol ilumina el interior y mujeres, parejas y señores van entrando para comprar y probar los dulces del día. “Desde los 13 años me dedico al mundo de la pastelería y tengo claro que la repostería es mi sitio, es lo que sé hacer y es la manera que tengo de llegar a la gente” desvela Aurora. Desde niña su madre le inculcó la obligación por trabajar y gracias a ella y sin que pudiese imaginarlo Aurora empezó una trayectoria en el sector de los dulces que se forjaría hasta la actualidad. Así fue como comenzó en la pastelería Can Mercader atendiendo a los clientes que frecuentaban el pequeño establecimiento situado en la zona de San Andrés. A partir de ahí, pasó toda su juventud y adolescencia trabajando en pastelerías de la zona alta y baja de Barcelona hasta que llegó a la pastelería Mauri. “Fue como si por fin hubiese encontrado mi sitio, trabajé muchísimos años en aquella Rambla Catalunya. Aprendí a tratar a los clientes y a conocer cuáles eran todos sus gustos” reconoce Aurora mientras mueve el café con la cucharilla que sostiene en la mano

Aurora charla sobre su vida y  su trayectoria en el mundo de la repostería Autoría: Irene Fernández

Aurora charla sobre su vida y su trayectoria en el mundo de la repostería
Autoría: Irene Fernández

Tras 17 años de experiencia en el sector decidió, junto al hombre con el que comparte su vida, formar su propio negocio y apostar por el mundo de la repostería. “He ido abriendo más pastelerías con el paso del tiempo. Actualmente tengo 13 en Barcelona, unas más grandes y otras más pequeñas. En cada punto de venta ofrezco unos tipos de pasteles u otros dependiendo del barrio en el que esté situado el negocio. No puedo pretender vender un dulce de diseño en la pastelería de la zona baja porque nunca podré cobrarles a los clientes el precio que vale”. Y es que ella afirma que la repostería tradicional es la pionera en su negocio.

“En la pastelería Mauri fue como si por fin hubiese encontrado mi sitio”

Aurora también tiene en cuenta que la situación actual le obliga a actualizarse más rápidamente y a apostar tanto por los dulces clásicos como por los de diseño. “El sistema de los dulces tradicionales es el que prima en esta tienda y en las demás. Hasta ahora no puedo quejarme. Sí que he ido reinventado mis productos y en algunos momentos ofrezco pasteles más elaborados pero se vende antes un dulce de toda la vida que un pastel con un gran diseño”. La propietaria de Lliso Lis considera que las grandes referencias en Barcelona de repostería creativa como Oriol Balaguer, Carles Mampel o Escribà no suponen ninguna amenaza para su negocio. “Hay que tener en cuenta que las pastelerías de diseño tienen productos de todas las gamas y hay gente en busca de esos dulces pero, al final, quieren el pastel que conocen y acaban diciéndose por el massini de siempre, por ejemplo”, afirma Aurora relajada y sincera al hablar de la competencia del sector.

Pequeños dulces creativos expuestos en la pastelería de Aurora Autoría: Irene Fernández

Pequeños dulces creativos expuestos en la pastelería de Aurora
Autoría: Irene Fernández

Al enfrascarse en la comparación entre pastelería tradicional y pastelería creativa, Aurora llega a la conclusión de que la diferencia entre ambas no reside en el sabor ni en que un dulce sea más moderno, vistoso o elegante sino en que “la pastelería creativa tiene un público muy concreto. Al elaborar un pastel creativo con productos de buena calidad pero poco conocidos la gente se echa para atrás. Las pastelerías especializadas en estos dulces tienen una línea de pasteles concretos. Es por ello que ni la pastelería tradicional perjudica a la creativa ni a la inversa. Puedes ir a un Escribà que trabaja muy bien pero está más limitado y, en cambio, en esta pastelería hay productos menos innovadores pero abastecen a más personas”.

Entre un sorbo y otro de café Aurora refleja su dedicación por el negocio y aunque afirma que se dedica a ello porque es lo mejor que sabe hacer y no por vocación está decidida a continuar con sus 13 establecimientos e incorporar alguno más si las condiciones se lo permiten. “Mi intención es continuar con el negocio si todo sigue como mínimo como hasta ahora. Habrá que empezar a tomar decisiones si la situación empeora pero hay que ceder e intentar tirar para adelante”. Siguiendo con la sinceridad y la serenidad que mantiene, Aurora reconoce que vende lo mismo que en otros años pero en menor cantidad, más reducido, pero sigue obteniendo resultados favorables. Ya se cumplen 23 años desde que empezó a crear los cimientos de su segunda casa, la pastelería Lliso Lis construida en 1946 y la primera de todas las que le siguieron. Tras 40 años de profesión, Aurora Muñoz confiesa estar decidida a seguir formando parte del mundo del dulce hasta que la pastelería haya dado lo máximo posible.

Ariadna Fernández Roig

Autoría del vídeo: Ariadna Fernández

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s